Archivos de la categoría ‘Consejos’

La tasa de participación de Instagram es casi 60 veces mayor que la de Facebook y 120 veces mayor que la de Twitter, según una infografía de TollFreeForwarding.com.

¿Tu empresa está en Instagram?

De acuerdo con la infografía, he aquí algunas razones por las que, si la respuesta es no, esa situación debería cambiar:

  • El  70% de los usuarios de Instagram entra en la red social por lo menos una vez al día. El 35% realiza varias visitas al día.
  • Los usuarios de Instagram pasan el 90% de su tiempo en la aplicación, lo que hace que sea la red social más móvil de todas.
  • El 40% de los vídeos más compartidos Instagram fueron creados por marcas -no usuarios individuales-.

La infografía también enumera varias maneras de crear una presencia fuerte, atractiva en la red social.

Estas son algunas sugerencias:

  • Publicar buen contenido:
  • Publicar fotos de alta calidad utilizando aplicaciones de terceros para editarlas a la perfección.
  • Añadir títulos ingeniosos o significativos para estimular la interacción.
  • Incluyendo hashtags para ayudar a las fotos a llegar a un público más amplio.

Otros consejos son:

  • Seguir a las personas que ya te siguen en otras redes sociales.
  • Seguir usuarios sugeridos por Instagram.
  • Buscar hashtags pertinentes para seguir los usuarios que hablan de tu marca y productos.
  • Involucrar a la comunidad:
  • Hacer preguntas en los pies de foto para alentar comentarios.
  • Responder a los comentarios.
  • Dar a me gusta y comentar las fotos de los usuarios que te gustaría seguir.

Para obtener más consejos, echad un vistazo a la infografía:

Las redes sociales son medios de comunicación basados en la transparencia, es decir, en compartir cosas que definan nuestro auténtico yo. Sin embargo, cada día circulan por la red todo tipo de contenidos de los que, en esta ocasión, destaco algunos que no deberían publicarse:

  1. Tu número de teléfono: en Internet puedes encontrarte usuarios de todo tipo que, con un número de teléfono en sus manos, pueden causarte verdaderos quebraderos de cabeza. Evita publicar tu número de teléfono y así evitarás incidentes como el protagonizado hace tiempo por la presentadora Paula Vázquez.
  2. Fotos de tus tarjetas de crédito: ni se te ocurra publicar imágenes de este tipo si quieres evitarte robos de identidad. Para muchas personas es muy fácil utilizar tus números para cargar compras a tu cuenta.
  3. Partes del cuerpo desagradables. Como comentaba, por la red se mueven todo tipo de imágenes como las referidas a partes de la anatomía humana que no son agradables a la vista. Evítalo.
  4. Demasiada información. Un día publicas una fotografía de un producto carísimo que te has comprado y al día siguiente publicas que te vas de viaje. Es una invitación en toda regla para que los delincuentes sepan que tu casa está disponible para un robo.
  5. Mensajes pobres o negativos. Está bien poner un mensaje tonto una vez, o una queja, pero pasarse el día con comentarios negativos sobre la vida acaba cansando a todo el mundo. No lo hagas.
  6. Tu contraseña: adivinar tu contraseña puede ser muy fácil para un buen hacker. Por ejemplo, hay personas que crean perfiles para sus mascotas y utilizan el nombre de esa mascota como contraseña. Cambia el nombre de la cuenta de tu mascota o, en su defecto, la contraseña o te descubrirán.
  7. Tus estadísticas. Estás muy orgulloso de las estadísticas de tu página pero no las publiques constantemente… simplemente agradécelo y anima a los usuarios a visitarte.
  8. Fotos de desnudos. Nunca deben publicarse fotos de este tipo, no se sabe donde pueden terminar.

¿Qué más cosas añadiríais?

Contenido. Es de lo que Internet está hecho.  A partir de publicaciones en el blog y redes sociales, todo se trata de contenido. Incluso el simple acto de realizar comentarios en blogs es una forma de creación de contenidos.

Es por eso que hemos pasado de hablar solo de los blogs o medios de comunicación social a participar en la comercialización de contenidos.

Cada vez que publica algo online, se está creando contenido. Cada pequeño tweet o actualización de estado es una parte del contenido, el contenido que está destinado a ser consumido por aquellos que nos siguen. Después de todo, es por eso por lo que creamos contenido, ¿no? Para ser leído. Por alguien.

A veces tenemos un público específico en mente, otras veces en realidad sólo queremos expresar nuestras ideas y opiniones a quien está ahí fuera. Pero también a veces nos dirigimos a la audiencia equivocada o creamos contenido que no es el que nuestro público quiere o necesita.

Si vamos a crear contenido online hay algunas cosas que debemos tener en cuenta:

1. Saber aceptar las críticas

Si vamos a crear contenido siempre existe la posibilidad de que a alguien no le guste lo que hemos escrito. Podrían estar en desacuerdo con lo que dices o cómo lo dices. Pueden criticar aquello de lo que hablas o tu forma de escribir, y debes estar preparado para ello en todo momento, siendo capaz de aceptar las críticas y responderlas con criterio.

 2. Sentido del humor

Lo admito: yo no entiendo a la gente sin sentido del humor. La mayoría de las personas tienen al menos algún tipo de sentido del humor, ¿no? Seguro que ayuda no ser tan serio todo el tiempo. Tenemos que aligerar a veces, especialmente en cuando estamos creando contenido.

Un poco de humor en tu contenido puede hacerte recorrer un largo camino. El humor incluso puede funcionar bien cuando se trata de temas serios, siempre y cuando tengas cuidado de utilizarlo correctamente.

 3. Pensamiento amplio

Incluso si tu blog o presencia social es bastante estrecha en el enfoque, no debes dejar que te obstaculice.  Esto significa que no todo lo que escribas deba referirse a unos temas específicamente.  No seas unidimensional.

 4. Una comunidad

Al crear contenido no te diriges al vacío. Es importante, por lo tanto, conocer a tu público objetivo bien para así saber valorar sus opiniones.

Además, cada plataforma puede tener un público distinto, por ejemplo, un blog pueden seguirlo personas diferentes a un perfil de Facebook. Es por ello que debes saber cómo dirigirte a cada público.

5. Escuchar

Todos tenemos oídos, pero no todos los usamos. Al crear contenido no sólo debemos esperar una respuesta, aunque deseemos una. Quieres escuchar lo que tus lectores están pensando. Quieres sus comentarios y opiniones. Te encanta que muchos de ellos estén dispuestos a comentar y responder, aunque no siempre estén de acuerdo contigo. Te encanta la capacidad de respuesta.

La creación de contenidos se trata tanto de escuchar como de hablar. No estamos hablando de libros o periódicos aquí, lo que es Internet. Por naturaleza, es una calle de dos vías, por lo que es necesario mantener los oídos abiertos, puede que te sorprenda de lo que se oye.

¿Qué otros intangibles creéis que son importantes a la hora de crear contenido online?

Los 10 mandamientos de los blogs

Publicado: enero 17, 2013 en Consejos
Etiquetas:,

Con la llegada del nuevo año pensamos en nuevos propósitos que cumplir. Para muchas personas, escribir más en su blog y lograr mayor alcance puede ser uno de ellos. Pero, para conseguir el máximo rendimiento de un blog, es necesario tener en cuenta 10 elementos fundamentales que llamaremos ‘mandamientos’:

1) Escribir frecuentemente. Un blog debe mantenerse activo, por lo que escribir con regularidad logrará que, finalmente, encuentren tus post, los lean y los compartan. Si no mantienes activa tu bitácora difícilmente lograrás alcance.

2) Publicar al menos una vez por semana. Relacionado con el anterior punto, se recomienda actualizar el blog, al menos, cada semana, pues no incluir contenido fresco hará que Google no le otorgue al blog la importancia que merece. A mayor contenido, mayores visitas. Eso sí, no por tener que publicar frecuentemente publiques entradas de baja calidad.

3) Detectar a los interesados. Una vez vayas incluyendo contenido en tu blog, es imprescindible que evalúes a aquellas personas que más siguen tus entraas para establecer contacto con ellas. Se convertirán en tus mejores embajadores.

4) Análisis. herramientas como Google analytics para saber qué temas resultan de mayor interés a los usuarios y así hablar sobre ellos, puede ser na gran oportunidad para lograr alcance.

5) Vende. Si pretendes ganar dinero con tu blog, véndelo bien. Ofrece un producto que nadie tenga, un servicio o un asesoramiento que no pueda encontrarse en otros sites.

6) No te obsesiones con las redes sociales.  Muchos blogueros se preocupan más por compartir contenido en Twitter o Facebook que por crear entradas de interés en su blog. Combina ambas facetas pero administra bien el tiempo para ambas.

7) Anticípate. Hay muchos temas candentes que pueden resultar realmente interesantes para tus lectores. No esperes a que se hable de ellos, sé el primero en hacerlo.

8) Pide acción. Para obtener lectores, suscriptores o comentarios lo primero es ofrecer contenidos de calidad, pero también puedes hacer saber a tus seguidores que estás dispuesto a recibir comentarios, opiniones…

9) Ten en cuenta el SEO. Utilizar palabras clave en lugares estratégicos de tus entradas logrará, con el tiempo, posicionar tu blog de forma que suba posiciones. Aprende los conceptos básicos del SEO y utilízalos de forma inteligente.

10) Tu blog como herramienta de marketing. Un blog o las redes sociales no hacen milagros, pero pueden ayudar a generar una buena imagen. Es imprescindible que sepas cómo utilizar tu bitácora para alcanzar tus objetivos.

Y hasta aquí los 10 mandamientos, ¿añadiríais alguno más?

Los blogs proporcionan una excelente plataforma para interactuar con los clientes. Los blogs de WordPress llegan a más de 70 millones de lectores y los de Tumblr pueden alcanzar hasta los 39 millones. Con números como estos podemos comprobar importancia que un blog puede llegar a tener.

Pero muchos bloggers cometen errores básicos que disminuyen la eficacia de sus blogs. ¿Cómo saber si estás cometiendo los mismos errores?

Revisa la siguiente lista de nueve aspectos imperdonables en los blogs para asegurarte de que no has caído en alguna de ellas:

 1. Todos tus mensajes son densos.

Problema: Tu blog es un bloque de texto denso, sin cortes, imágenes, títulos o gráficos.

La organización de las entradas de tu blog en secciones e incluyendo viñetas, subtítulos, números y gráficos no sólo hace que tu mensaje sea más fácil de construir, sino que también hace que la lectura sea mucho más fácil y atractiva.

2. No me importa lo que escribo.

Problema: Tu blog es un lío incoherente de información inexacta y escritura perezosa.

¿Cómo puedes esperar que la gente lea el contenido si no te preocupas por lo que ofreces? Si eres un apasionado del trabajo que haces, ello se mostrará en tus mensajes.

Escribe sobre asuntos que te interesan y tómate el tiempo necesario para conocer el campo y escribir con cuidado. Lograrás que tu blog sea un lugar mucho más interesante para visitar.

3. El diseño de tu blog no es consistente.

Problema: Cada vez que un visitante regresa a tu blog, su aspecto y la sensación es completamente diferente. No logras decidir con qué diseño quedarte.

Este tipo de inconsistencia es confusa, y la confusión es lo último que necesitas frente a tus visitantes regulares y suscriptores.

Aunque el contenido y el tono de tu blog puede seguir siendo el mismo, los cambios constantes en el tema (plantilla de diseño) harán que la gente se cuestione si este es el lugar que visitó anteriormente, haciendo que quizá pierdas seguidores valiosos.

Al iniciar un blog y comenzar a promoverlo, tómate tiempo para escoger un tema y aferrarse a él. Si decides cambiar el tema en el futuro, promuévelo como cambio de marca y haz una demostración de ello. Esto asegura que tus seguidores sean conscientes del cambio y estén a bordo.

4. Publicidad excesiva.

Problema: Cada pedacito de espacio libre en tu blog está cargado con un anuncio.

Un blog repleto de anuncios es un asalto a los ojos y provoca el rechazo de los usuarios.

Eso no quiere decir que no debas incluir ningún tipo de publicidad. Solo significa que debes ser selectivo. Asegúrate de que los anuncios están relacionados con el tema del blog. Esa es la mejor estrategia.

5. Tu blog es como un pueblo fantasma.

Problema: No proporcionas información de contacto o una biografía, no tienes presencia aparente medios de comunicación social, y no respondes a los comentarios.

¿Hola? ¿Hay alguien ahí?

No conectar con los lectores es un error fundamental. Quieres que la gente conecte contigo y con tu trabajo, que es el objetivo de un blog. Los lectores quieren ser capaces de hacer preguntas y saber más sobre la persona que está detrás de la escritura.

Basta con añadir una página de contacto, incluyendo un poco de información acerca de ti mismo, y tomarse el tiempo para responder a los comentarios y preguntas, algo que fomentará un mayor compromiso con tu blog. Si estás presente en las redes sociales, añade sus botones.

6. No promocionas tu blog.

Problema: Tu blog se encuentra en la web, esperando que alguien tropiece con él.

Esto es, potencialmente, el crimen más grande y más catastrófico que cualquier blogger puede cometer. Escribir contenido excelente en un blog maravillosamente presentado está muy bien, pero si nadie lo sabe, no sirve de nada.

Promocionar tu blog es sumamente importante. Debes correr la voz de que existes y producir buen contenido. Únete a la conversación en las redes sociales, escribe como blogero invitado…

7. Tu blog está lleno de artículos como invitado.

Problema: No pareces ser un blogger consistente en tu sitio.

Aceptar artículos como invitado es una gran manera de ofrecer a tus lectores información valiosa y perspectivas, pero si este tipo de artículos son constantes en tu blog, entonces realmente no es tu blog.

Asegúrate de que por cada tres posts que publicamos, hay uno hecho por ti.

8. Tus titulares son confusos o aburridos.

Problema: Tus titulares no expresan claramente lo que se cuenta en el post, o son tan aburridos que nadie se anima a hacer clic sobre ellos.

Los titulares son la herramienta más importante que tenemos para hacer que la gente lea tu blog. Si son engañosos, la gente que haga clic en el mensaje, se desilusiona y no vuelve. Si son exactos, pero aburridos, la gente saldrá a buscar algo más interesante.

Los titulares aparecerán en numerosos lugares: en tu blog, en los resultados del motor de búsqueda… Es absolutamente necesario asegurarse de que son perfectos.

9. Escondes publicidad en tu blog.

Problema: incluir enlaces y promoción implícita en tus mensajes a las empresas afiliadas.

No revelar tu relación con los afiliados es turbio. Al ser sincero acerca de la relación, aumentas su credibilidad y la de la filial.

¿Algún punto qué añadir?

¿Te pasas horas creando buenos contenidos pero no ves que haya resultados? Si esta es tu situación, es necesario darle una solución.

Si bien no hay una forma concreta de saber si un contenido va a gustar al público y ser compartido, hay algunas maneras de identificar lo que funciona para tu audiencia:

 1. Reconocer lo que funciona con el análisis de contenido.

Antes de intentar una estrategia de contenido, analiza aquellos post que funcionaron mejor en el pasado, pues hay ciertos temas, palabras clave o formatos que mueven más tráfico. Si es así, cambia tu contenido para reflejar el éxito de los mensajes anteriores.

Si un contenido ha funcionado muy bien, no te olvides de enlazarlo en posts más recientes.

2. Desarrollar una voz distinta.

La clave para escribir en línea es tener un estilo de escritura distintivo. Ante todo, no debes copiar a la competencia.  No importa si te diferencias a costa de hacer unos cuantos enemigos, una voz única hará que la gente comparta tu contenido porque se trata de ti, no sólo de otro blog.

 3. Comprometerse con los medios multimedia.

Pinterest es ahora la cuarta red social del mundo. A la gente le atraen los contenidos visuales. A menudo se recomienda incluir imágenes en los sitios, pero hay muchas más acciones multimedia que se pueden hacer para atraer tráfico a un blog.

Si vas a crear imágenes o enviar tus fotografías, asegúrate de que marcas tus imágenes con el nombre de tu empresa o blog para aumentar la conciencia de marca. Cuando la gente conoce tu blog por su nombre, podrás ver como el tráfico directo mejora porque tu público objetivo sabe dónde acudir para obtener el contenido que le gusta.

4. Incluye botones sociales.

Incluir botones sociales para compartir (Facebook, Twitter, LinkedIn…) es otra clave para que las personas compartan contenidos.

Ten siempre visibles los botones de compartir en tu página.

5. Habilita el descubrimiento de contenido.

Todos hemos escuchado que los medios sociales y el marketing de contenido pueden acortar el ciclo de compra.

Puedes acelerar este proceso aún más dando a los clientes potenciales contenido con una herramienta de recomendaciones. Esta herramienta recomienda otros posts tuyos en la parte inferior de cada artículo. Esto mejora el compromiso de tu contenido.

En última instancia, hacer que la gente comparta tu contenido se basa en la comprensión de sus motivaciones para compartir. Siguiendo estos consejos, es mejor que te comprometas con tus lectores y les ayudes a compartir tu contenido con sus redes y más allá.

¿Estás pensando en crear un blog y no sabes por donde empezar? Si te lanzas a la aventura de crear tu propio blog, lo primero que debes hacer es, sin duda, definir la temática o el sector que vas a tratar en los posts que formen parte de tu bitácora. Una vez definido este aspecto, es hora de empezar a crear contenido que nutra el blog.

Lo primero que debes saber es que un post debe tener entre 300 y 400 palabras, es decir, artículos sencillos, cortos y limpios que atraigan a los usuarios, pues bien sabemos que, en Internet, los contenidos demasiado largos no resultan atractivos a la vista.

Actualmente, los bloggers y webmasters se han obsesionado con la optimización de los motores de búsqueda (SEO)-un conjunto de técnicas que ayudan a lograr un alto rango página en Google-. Esto atrae a los visitantes a un sitio, lo cual conlleva al aumento de la fama y seguidores de un blog.

Desde Google, la recomendación principal para que un blog alcance las primeras posiciones es crear una página útil para los lectores. De este modo, elige el t

ema que más te guste o sobre el que más entiendas y comienza a compartir tus conocimientos. Asimismo, piensa en preguntas que los usuarios necesiten resolver y dales las respuestas.

Una vez sepas qué vas a escribir, debes tener en cuenta unas recomendaciones:

Extensión y formato

Titular: El título debe ser atractivo, pero no oscuro. “Los resultados de la compañía” no dice nada. “Compañía ABC reporta fuertes ganancias del tercer trimestre”, le dice al lector exactamente lo que el mensaje trata. Además, proporciona información útil para que Google indexe.

Tema: Enfoca tu mensaje en un solo tema-una pequeña idea principal única.

Longitud: lo ideal es un post de entre

300 y 400 palabras o bien uno más largo separado por apartados, clasificaciones, listados…

Encabezados, viñetas e imágenes

Encabezados: Utiliza una o dos subpartidas. Se rompe el texto y se hace más fácil para el lector. Al dar formato a las subpartidas como “Título2” (usando el tag HTML H2), se le indica a Google que el texto es importante. Asegúrate de que las subpartidas contienen las palabra

s clave.

Viñetas: Utiliza viñetas para hacer una lista de los elementos más fáciles de leer.

Imágenes y vídeos: Los elementos gráficos atraen al lector. El título debe resumir su punto principal. No te olvides de proporcionar a la imagen una etiqueta par

a decirle a Google que es la imagen. También le ayudará a mejorar tu ranking de búsqueda.

Recuerda, los posts demasiado largos y mal organizados no captarán la atención de tus usuarios ni les resultarán útiles. Piensa en qué es lo que tu buscas y necesitas y ofrécele a tus usuarios lo que tú mismo quisieras encontrar.